sábado, 12 de septiembre de 2009

Nimes - Nîmes




 
 

En el departamento francés del Gard, la pequeña ciudad de Nîmes conserva importantes restos arqueológicos romanos. Podemos visitar sus tres monumentos romanos más destacados con una entrada combinada.





 

Está cerca de los pueblos provenzales de las Alpilles y del delta del río Ródano y su Parque Natural de la Camargue, los que nos permite realizar diferentes recorridos por este ecosistema de marismas y la población amurallada de Aigües Mortes. En el interior podemos visitar el acueducto romano conocido como Le pont du Gard.

Desde Montpellier podemos llegar a Nîmes en tren, y desde allí continuar el recorrido en dirección a Avignon o Arles.

¿Qué ver?: Para admirar el pasado romano de la ciudad es imprescindible visitar el anfiteatro de la Arena y el bien conservado templo romano de la maison Carrée. Si vamos hasta los jardines de la Fontaine y ascendemos la colina encontramos la tour Magne, una torre de la muralla romana desde donde tendremos una buena visión de toda la ciudad.

Hay que recorrer sus tranquilas calles alrededor de la catedral como la rue des Marchands, Ste Eugénie, l’Aspic, du Chapitre, des Greffes, Grand rue, des Bernis…, adentrándonos incluso por pasajes o plazas como la
place aux Herbes, con restos de la frachada de una casa románica, y la place du Marché, donde por sorpresa encontraremos interesantes edificaciones de diversas épocas. 


Sólo para entusiastas: Dispersos por la ciudad encontramos otros restos romanos, como el abandonado templo de Diana en el Jardins de la Fontaine, una de las entradas a la ciudad: la porte Auguste, el Museo Arqueológico o el mosaico encontrado en el Museo de Bellas Artes.

Puedes pasear por los Boulevares que rodean el centro histórico: Boulevard Victor Hugo, Almiral Coubet, Gambetta… o ir hasta los jardines de la Fontaine por el Quai de la Fontaine, por cuyo centro transcurre un canal.

Lo más friky y/o kitsch: Los sangrientos espectáculos que se llevaban a cabo en el anfiteatro romano continúan cuando éste se convierte en plaza de toros.

No hay comentarios :